Cheesecake de café. Una bomba para el postre, y sin usar el horno!

¿Te gusta el café? Esta tarta de queso y café sin horno ha sido un descubrimiento que nos tiene locos

Quizás sea porque somos incondicionales de las tartas de queso, porque los postres con café nos vuelven locos, porque se tarda cero coma en hacerla o porque no hay que encender el horno.

Sea por la razón que sea, la cosa es que esta tarta de queso y café sin horno ha sido la protagonista de varias de nuestras sobremesas este verano. Tiene el punto justo de dulzor. El cacao en polvo y el café le aportan un ligero toque de amargor que resulta delicioso y muy equilibrado. Te mostramos, en vídeo, cómo hacer esta tarta que tantas alegrías nos está dando.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Galletas tipo María (para la base) 100 g
  • Manteca (para la base) 75 
  • Cacao en polvo (para la base) g
  • Yogur natural 125 g
  • Queso crema tipo Philadelphia 175
  • Azúcar 60 g
  • Café instantáneo g
  • Gelatina en polvo g
  • Agua 50 ml
  • Azúcar impalpable (para decorar) 10 g
  • Cacao en polvo (para decorar)

Cómo hacer tarta de queso y café sin horno

Dificultad: Media
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 40 m
  • Reposo h

Trituramos las galletas. Añadimos la mantequilla, previamente fundida, junto con el cacao en polvo. Mezclamos bien hasta obtener una masa homogénea y con ella forramos la base y laterales de un molde desmoldable de 18 cm.

Montamos la nata, que habrá de estar bien fría, y reservamos en la nevera. Batimos el queso con el azúcar, añadimos el yogur y también el café soluble. Removemos para homogeneizar.

Mezclamos la gelatina en polvo con el agua, removiendo para que se hidrate bien. En caso de resistirse y si fuera necesario, le podríamos dar un golpe de calor en el microondas y seguir removiendo.

Mezclamos la gelatina hidratada con la mezcla de queso, poco a poco para que no se formen grumos. Incorporamos la nata montada que tenemos reservada y removemos suavemente. Vertemos la mezcla en el interior del molde, nivelamos la superficie y guardamos en la nevera hasta que cuaje (unas 4 horas, mejor toda la noche).

En el momento de servir preparamos la decoración. Para ello montamos la nata (recordad, bien fría) con unas varillas y añadimos el azúcar glasé. Introducimos en una manga pastelera con boquilla de estrella y decoramos. Espolvoreamos la superficie con cacao molido y ¡a la mesa!.

 

 

Con qué acompañar la tarta de queso y café sin horno

Perfecta para la sobremesa, a esta tarta de queso y café sin horno le viene muy bien el café, la infusión o el licor típico del momento. Si te gusta la decoración, puedes agregar un poco  de almendra (muy rico con el crujiente del fruto seco).

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

More Stories
Fórmula 1 y Amazon se juntan para comparar a los pilotos más veloces